viernes, 24 de junio de 2011

la importancia de viajar

ahora que me encuentro descubriendo quién soy yo, me he preguntado muchas cosas...
para empezar, por qué soy tan curiosa, me gusta mucho saber de todo, aunque sea un poco, estoy consciente que nunca podré saberlo todo en el mundo, pero me gusta descubrir nuevas cosas todos los días...
tal vez por eso no cierro mucho los ojos ni duermo mucho... si encuentro algo (en internet, revistas, libros, platicando con otras personas) que me llama la atención inmediatamente sale mi ana curiosa y absorbe puntos interesantes...
pero bueno, esa curiosidad me hace depender de ciertos cambios de lugar, de tener que viajar seguido, salir de lo que ya he visto por la semana, y descubrir nuevos lugares.
desde chiquita me ha gustado viajar, viajaba dentro de mis sueños y por suerte sigo haciéndolo, viajaba con mis papás, y escribía lo que iba absorbiendo, bueno o malo, es aprendizaje...
así sigo haciéndolo, pasa un mes y me entra la cosquillita por viajar, aunque sea un día en el metro, un lugar cercano, el punto es salir de mi encierro mental, de mi convivencia diaria con mi casa, mi computadora y mis proyectos...
y sí, un viaje te cambia, quieraslo o no, hay viajes largos, viajes cortos, viajes muy buenos o muy malos, pero son viajes, son descubrimientos de nuevas cosas de ti, de tu capacidad de curiosidad o de asombro, de tu disponibilidad de vivir otra situación en un espacio diferente.
después, reacostumbrarte a la vida "normal"/"cotidiana" cuesta un poco de trabajo... son varios factores los que pesan, sobre todo si fue un buen viaje... lo primero es las ganas de seguir viajando, lo segundo es el cambio de aires, el no estrés, el ataque visual de cosas nuevas, las experiencias que se viven, las comparaciones... y al final pues tienes que hacerte a la idea que tal vez no volverás a viajar...
últimamente he convivido con gente que basan su vida en viajar, es impresionante ver cómo es su vida, cómo se adaptan a los diferentes entornos, cómo a veces sufren de nostalgia por sus casas, por lo estático, pero a la vez tienen un grillo en las piernas que los hace saltar de un lado a otro y recorrer el mundo para todos lados...
estuve a punto de unirme en sus viajes, pero me doy cuenta que a mi también me gustan otras cosas que no podría hacer viajando, que estoy trazando caminos y líneas en mi vida que sólo se ven ayudadas de los viajes, retroalimentadas, pero no son 100% compatibles.
así con los viajes, necesarios, importantes, pero viajes, no estilo de vida...