jueves, 21 de julio de 2011

de sueños...

Los sueños del fin del exilio/3

Se le habían roto los cristales de los anteojos y se le habían perdido las llaves. Ella buscaba las llaves por toda la ciudad, a tientas, en cuatro patas, y cuando por fin las encontraba, las llaves le decían que no servían para abrir sus puertas.

Eduardo Galeano en El libro de los abrazos